Discontinuación de Windows y Rechazo al Cambio

El otro día leía en OSNews acerca del fin de soporte inminente para varias versiones Windows, incluyendo Windows XP Service Pack 2, Windows 2000 y Windows Vista RTM, donde a los usuarios de dichos sistemas operativos se les recomienda cambiar su sistema para “mantenerse seguros, al día y felices”.

Desde hace tiempo quité completamente a Windows de mi stack tecnológico (por así llamarlo), no haciendo uso de él para más que para proyectos puntuales del trabajo (o algún juego puntual de vez en cuando que no anda en Linux). Debo reconocer, sin embargo, como la gente sigue haciendo uso de Windows XP.Linux Logo

Recuerdo en los viejos tiempos, cuando yo era recien un novato en Linux (joven e ingenuo). En aquellos tiempos usaba Debian en mi viejo laptop Toshiba y quería convencer a la gente de probar hacer lo mismo. Quería mostrarles que existía una forma diferente de hacer las cosas. Que habían alternativas. Que probaran Linux.

Sin embargo, casi siempre me encontraba con una negativa…

“Que eso es complicado, que nadie lo usa, que eso no anda, que no me andan los juegos, que no me anda el Visual Studio, etc, etc…”

Si hoy me preguntás si perdía el tiempo, te diré que no.

No me arrepiento de haber al menos intentado, ya que durante esos años aprendí una cosa muy importante: la gente rechaza el cambio. Le tiene pavor.

He llegado a escuchar argumentos de todo tipo en contra del uso de Linux, desde fanatismo puro hasta argumentos sólidos y lógicos. Si bien el resultado era siempre el mismo, realmente me puse a pensar si había alguna razón de fondo común a por qué la gente parecía tan cerrada en este aspecto.

No logré entenderlo hasta que Windows Vista salió al mercado. Cuando Vista salió, a Microsoft le pasó exactamente lo mismo. Fue ahí cuando me dí cuenta: lo difícil de convertir la gente a Linux no era el hecho de “vender” Linux, sino el hecho de pedirles que que prueben algo distinto de lo que conocen.

Cuando Microsoft se encontró con este problema, ellos lo resumieron en una frase que hasta hoy recuerdo:

“Nuestra mayor competencia es nuestra base instalada.”

El reto de Vista era hacer que la gente dejara XP, tarea en la cual por cierto, fracasó miserablemente. Windows XP vivió y vivirá más que su supuesto sucesor.

XP Wallpaper RotoEl problema del rechazo al cambio es un golpe duro para Microsoft, quien se ve forzado a realizar soporte a un código base de al menos 9 años de antigüedad, todo parcheado por donde se lo vea y con afluentes de código de hace hasta 15 años. Es una pesadilla, es sorprendente que algo así no se caiga a pedazos.

Sin embargo, la gente “está contenta” con “su” XP y si por ellos fuera, no lo cambiarían ni ahora ni en 9 años más. La gente está arraigada. Ni siquiera gente que hoy es estudiante de Ingeniería en Informática puede sacarse el rechazo y miedo que le genera tener que “empezar de cero”.

Yo aprendí la lección durante un par de años de intentos de mostrar otro camino a la gente. Hoy mi postura es muy distinta. Sigo siendo un Linuxero, pero también soy abierto a otras alternativas (como Mac). No condeno a quien utiliza Windows, ni tampoco intento de convencerlo de que se “convierta” a Linux.

Si alguien viene y me dice “quiero probar otra cosa, qué me sugerís?”, estoy ahí para ayudar a dar los primeros pasos. Todo, absolutamente todo lo demás es perder tiempo.

Cuanto más se intente imponer que los usuarios cambien, más se van a arraigar a las cosas que utilizan hoy y más van a rechazar el cambio. Lo mejor que sepan que existe otra cosa (ya sea porque nosotros, los “convertidos”, las usamos, o porque organizamos eventos, o por lo que sea) y que luego el deseo de probar salga de cada uno.

Linux tiene todo el tiempo del mundo… Windows, no tanto.

This entry was posted in Sistemas Operativos, Software. Bookmark the permalink.